Los muertos de Toraja

Tanah Toraja (la tierra de Toraja) es una región montañosa de la isla de Sulawesi, en Indonesia. Entre preciosas colinas, selvas, bosques de pinos y arrozales, lo que más llama la atención de sus pequeños pueblecitos es, a primera vista, la forma de sus casas. La casa tradicional de Toraja está construida en madera, minuciosamente pintada, se encuentra levantada sobre unos pilares que la protegen de las inundaciones en la estación de lluvias y proporcionan un espacio familiar y sombreado en el que sus habitantes comen juntos, descansan, se echan una siesta.

12064339_10206859774365509_526695093_n12355805_10207986950662774_1685288642_o

Quizá lo más remarcable de estas casas es su tejado. Éste tiene una forma que nos recuerda a…¿un barco?¿unos cuernos? En realidad ambas respuestas son, en cierta manera, correctas. Según algunas creencias locales, esta forma recuerda a sus habitantes sus orígenes, sus antepasados que habrían venido por mar desde alguna tierra muy lejana (según parece, los malayos, la etnia mayoritaria en Indonesia, pueden tener su origen en la isla de Taiwán o en alguna región de Filipinas, con lo cual esta explicación no sería tan descabellada).

 

La otra respuesta apuntaba a la forma de unos cuernos: la verdad es que los búfalos tienen una gran importancia en todos los ámbitos de la cultura local, son un símbolo de poder, una herramienta para la agricultura…un regalo para los muertos. De hecho, independientemente de cómo vaya la economía del hogar en estos ¨tiempos modernos¨, lo que aquí identifica si una familia es de clase alta, media o baja es el número de cuernos de búfalo que muestren las fachadas de sus casas. Esta de aquí hace gala de un gran prestigio entre los suyos:

12348696_10206859772445461_629398295_n

¿Pero cómo se relacionan los búfalos con el prestigio y el poder local? Bien, el título prometía muertos y aquí va.

Aunque Toraja es una tierra cuya mayoría de habitantes se declara de confesión cristiana, existe toda una serie de creencias y prácticas mucho más antiguas, llamada el ¨Culto de los Ancestros¨. Esta tradición organiza la cultura de la región, la forma en que viven y se relacionan sus familias en torno a la muerte. Aquí los rituales más importantes, o la fiesta más grande que reúne pueblos enteros no son los nacimientos, ni los bautizos, ni las bodas…sino los entierros.

Por el principio: un día un familiar deja de tener pulso, de moverse y respirar. Para los habitantes de Toraja éste todavía no ha muerto, sino que es una ¨persona enferma¨, y como tal se le trata. Comienza entonces un largo proceso para la familia que consiste en recaudar fondos y organizar todos los preparativos para el gran entierro. Durante éste tiempo al cuerpo se le saluda, se le sienta en la mesa y se le alimenta, se le baña, todos los días. Claro que esto depende de la familia, nosotros fuimos invitados a una casa en la que vimos el cuerpo tumbado en una cama, dentro de un precioso ataúd abierto tallado especialmente para el tiempo de ¨enfermedad¨ al que se ofrecía comida y, al entrar, se le tenía que saludar. ¨Hola, tío enfermo…¨

12355996_10207986980063509_723787818_o

La mujer que nos mostraba su casa nos explicó que al cuerpo lo limpian y lo cubren con algunos ungüentos y aceites regularmente. Pues bien, este tiempo durante el que se prepara la gran ceremonia y se convive (e interactúa regularmente) con el cuerpo en casa suele durar entre unos meses y varios años. Puede el lector imaginarse cómo de importante es la muerte para estas personas, que desde niñas viven años con el abuelo, o abuela, o tío, o tía, o primo segundo… muerto en casa.

Durante este tiempo se reúne el dinero necesario para transformar el pueblo en un festival llegado el primer día de la ceremonia. Se prepara el Tau-Tau, por ejemplo, que es una estatua de madera de tamaño real que representa la apariencia de la persona fallecida, su estatura, su ropa. Los Tau-Tau forman parte del paisaje tradicional de Toraja, visibles en el lugar de la tumba, sea éste una cueva o la ladera de una montaña. La estatuilla se situará fuera, erguida, y el cadáver lo hará dentro, también en posición vertical, preparado así para emprender el camino hacia el lugar donde residen los Ancestros, que es el cielo.

12333064_10207986976983432_58178947_o12334023_10207986951462794_1860233500_o12351468_10207986952102810_853666126_o12355771_10207986977223438_1387272114_o

Llegado el momento del entierro, en el pueblo se respira una ambiente festivo, hay instaladas todo tipo de plataformas con mantos para acomodar entre cojines y a la sombra a todos los invitados, y hasta un micrófono con distintos altavoces repartidos que ayudará a seguir el curso de los acontecimientos. El ritual durará entre un día y una semana. Se llevarán a cabo cientos de formalidades, visitas de familias amigas que vendrán desde lejos para presentar sus respetos, etc…

12336091_10206859774245506_323355861_n

Es el segundo día de entierro cuando ocurre algo especial, a lo que con gusto nos invitan los locales a presenciar,¨¡venid mañana!¨, nos dicen, ¨será precioso¨. Interesante en todo caso, decimos nosotros, no compartiendo su peculiar sentido de la belleza.

Pues bien, acudimos y vemos que es el momento estrella para los búfalos! Familias amigas acuden al pueblo para ofrecer a la familia  protagonista un sacrificio en nombre de la persona muerta. En el entierro de una familia de clase baja se sacrificarán entre ninguno y 1 o 2 búfalos. En uno de clase media, entre 4 y 10, por ejemplo. Si el muerto pertenecía a una familia de clase alta, ¡hasta (bastantes) más de 20 búfalos pueden ser sacrificados en su nombre! El entierro al que acudimos pertenecía a una familia de clase media, y se sacrificaron 5 búfalos en total, uno a uno, mientras el comentarista marcaba los tiempos por los altavoces y explicaba cuál era la familia que ofrecía el animal. Este es el mejor vídeo que pudimos tomar, del último búfalo, y no es para todos los estómagos:

Tras los sacrificios, los búfalos son despellejados y repartidos en trocitos entre los invitados, que pondrán en marcha un gran banquete. Rápidamente comienza otra comitiva, la de las ofrendas de cerdos a la familia del cadáver. Éstos, en cambio, serán ofrecidos vivos para que la familia los disponga cuando guste. Colgados boca abajo y entre golpes, los cerdos no cesan de gritar durante toda la ceremonia.

12336004_10206859770005400_192468842_n

12355919_10207986978583472_1892683555_o12355710_10207986975463394_541722978_o

Cuando acabe el día, se recogerán las cornamentas de los animales sacrificados para ser expuestas en las fachadas de las casas. Es por esta razón que su número nos indica el prestigio de la familia cuando vemos sus casas: ¿cuántos sacrificios se ofrecieron en vuestro nombre el día de la ceremonia?

12355890_10207986980143511_1815145765_o

El entierro prosigue entre banquetes y procesiones en las que se lleva el cadáver en un altar por los alrededores, las familias festejan y ríen ruidosamente, se emborrachan, para demostrarse las unas a las otras cuán afectadas se sienten por el fallecimiento. Finalmente llega el momento de enterrar el cuerpo ¨enfermo¨ para dar un último adiós y que éste, por fin, ¨muera¨. Ahora viene los más extraño de toda esta tradición. Según estas creencias, es la persona muerta la que se levanta y camina hacia su propia tumba. Este célebre hecho nos lo cuentan las gentes del lugar, pero también otras personas en lugares remotos como Pontianak, en Borneo. En este punto lamentamos enormemente no tener fotos o videos de los cuerpos en las casas o durante su entierro. Sin embargo, bastará al lector curioso con realizar una sugerente búsqueda en google con las palabras ¨Toraja Dead¨, ¨Toraja Corpse¨ o ¨Walkind Dead Toraja¨, para ver de lo que estamos hablando.

Enterrado el muerto, se coloca el Tau-Tau enfrente de la tumba y, ahora sí, al fin, se llora su pérdida desconsoladamente.

12355888_10207986979423493_678554402_o

Tanah Toraja es una tierra mística y misteriosa, de exuberante naturaleza, donde el viajero puede perderse entre sus miles de rutas y mágicos caminitos, y sus pueblos únicos y acogedores.

Con todo, la muerte es omnipresente en esta parte del mundo, y el visitante puede sumergirse en esta siniestra atmósfera para disfrutar una sensación de aventura única jugando a hacer de ¨Tomb Raider¨… tragando saliva y adentrándose en sus cuevas, angostas escaleras y caminos montañosos llenos muertos que observan.

12358509_10206859770765419_95722390_n12358200_10206859773285482_1112404823_n12349659_10207986950342766_662309136_o

12343087_10206859772165454_671209548_o

12242951_10207986977303440_635371074_o

12356185_10207986976183412_1378502229_o

Advertisements

2 thoughts on “Los muertos de Toraja

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s