Curiosidades y realidades de Vietnam

Casi dos meses en Vietnam son suficientes para acabar agotado, cansado y sin saber muy bien qué estás haciendo aquí. La tierra de los viet te desorienta un poco y tiene sabores agridulces, que cambian según zonas y especialmente según visites el Norte o el Sur. Vietnam es un país muy complejo con una historia rica y trágica, en el que viven etnias muy diversas y mucha población. Sus ciudades principales (Hanoi y Saigón) son muy grandes y el cine ha hecho de estas tierras unas de las más famosas del sudeste asiático. Así como Birmania te trae olores de la India, Vietnam huele a China en cada esquina. Y no es casualidad: el país birmano fue administrado como una parte más de la India durante la colonización inglesa mientras que Vietnam lo conformaron hace muchos siglos varias dinastías y reinos del sur de China. Sin más dilación, aquí están las curiosidades de este país tan querido y odiado, de nuestra despedida del sudeste asiático, de esta tierra que tantos viajeros atrae y tantos contrastes ofrece. Como dice la película, señores, salgan directos a sus balcones, les presentamos…”¡Good morning, Vietnam!”

Idioma de influencia china pero con alfabeto latino: Con el idioma vietnamita hemos tenido que hacer muuuchos esfuerzos… pero todos en vano. Es un idioma tonal que deriva del chino pero se escribe con caracteres latinos, lo que a primera vista lo convierte en más fácil que sus idiomas vecinos porque por lo menos se puede leer. Pero… eso hay que cogerlo con pinzas. Aunque leas exactamente lo que pone, jamás jamás lo vas a saber pronunciar, y sí alguien lo ha conseguido por favor que nos lo cuente, porque a nosotros no nos han entendido nunca. La “T” se pronuncia “Ch”, las “a” pueden ser cualquier cosa… En una de mis clases tenía solo cuatro alumnos, ¡nunca conseguí aprenderme sus nombres! Todos me sonaban igual, y para ellos era totalmente distinto: chi, chiii, chiiin….. Enfin, asignatura pendiente!

Perros, ¿comida o mascotas?: Sí, lo que lees, Vietnam es uno de esos países en los que se come perro. La carne de canino es bastante cara así que no es algo para todos los días, no obstante, cuánto más aumenta la clase media del país, más aumenta su consumo. Los hombres comparten la creencia de que comer carne de perro les hace más hombres y viriles y además, se le adscriben propiedades de longevidad. En vietnamita se conoce como el nombre “tit cho”y suele venderse en restaurantes especializados. En verdad, comer carne de perro es como comer carne de cualquier animal… Los ingleses, por ejemplo, se escandalizan de que echemos los conejos a la paella porque para ellos son una mascota. Lo curioso de este caso, es, quizás, que para los vietnamitas también…. Ya que todos los perros no son aptos para los fogones y es habitual ver a lugareños paseando a sus canes con total alegría. Sería, más o menos, una distinción como la hacemos nosotros con los pájaros, algunos nos los comemos (como las perdices) y otros los tenemos como mascotas. Esto no tendría nada de malo si los vietnamitas no traficaran con estos animales…Se calcula que se introducen 30.000 perros al mes de forma ilegal desde Tailandia, que se transportan hacinados en jaulas muy pequeñas de diez en diez. Las organizaciones animales del país luchan para que se regule el consumo de esta carne (que ha provocado en algunos casos muertes por rabia) pero denuncian que el gobierno jamás ha querido reunirse con ellas.

20160509_095524

Culto a los ancestros: En Vietnam coexisten el budismo, el catolicismo, el confucianismo y otras religiones de una forma bastante armoniosa, no obstante, la mayoría de gente que hemos conocido y con la que hemos hablado del tema no se declaraba particularmente religiosa. Lo que más nos ha llamado la atención es que por todo el país se extienden unos templos minúsculos con tres señores de apariencia china a los que se les ofrece diariamente bebida, comida, incienso y luz. Al preguntar por ello, nos dijeron que la mayoría de vietnamitas rinden culto a los ancestros (representados por lo que parece en este templito) y que es la “creencia mayoritaria”. En el país se suele enterrar a los muertos en cementerios, aunque recientemente según nos cuentan algunos jóvenes, cada vez hay más incineraciones porque es más barato y “contamina menos”.

DSC_0371 DSC_0366 DSC_0090

Los templitos están hasta en los bares… dónde se les ofrecen chupitos y cervezas! 

Caodismo, una nueva religión: En el sur de Vietnam, cerca de la ciudad de Ho Chi Minh, nació en 1926 el Cao Dai, una religión que cuenta con entre 6 y 8 millones de seguidores según fuentes. Se trata de una especie de remix de los elementos principales de las religiones monoteístas (cristianismo e Islam) y de las más orientales (budismo, hinduismo, taoísmo y confucianismo) que se combina con el culto a personas importantes para la historia de la humanidad, como el poeta Victor Hugo o el fundador de la república china Sun Yat-Sen. Los fundadores y creyentes de esta religión dicen haber recibido mensajes de Mahoma, Jesús, Shakespeare o del mismísimo Lenin. Hasta 1932 existía un Papa, pero el puesto sigue vacante desde entonces.

DSC_0340 

Templo Cao Dai en Hue

 Rojo para la novia: En la tradición vietnamita, inspirada por la cultura china, el rojo es el color de la buena suerte, la prosperidad y el dinero. Por ello las novias en las bodas no van vestidas de blanco, sino de rojo. No obstante, a causa de la moda coreana que en Vietnam sigue al pie de la letra (sobre todo los jóvenes) y la influencia más occidental, cada vez más parejas se casan de blanco y en las tiendas de novias ves vestidos de ambos colores.

Solidaridad entre pueblos proscritos: Como ocurre con muchos países socialistas o no alineados, existen lazos de solidaridad y asistencia entre lugares remotos a pesar de cualquier distancia geográfica o cultural. En Vietnam, encontramos piezas de una historia en común con algunos países ex-soviéticos y con Cuba (cuyo momento revolucionario fue contemporáneo y ofreció inspiración y esperanzas al pueblo vietnamita para proseguir con su lucha por la independencia). Algunos locales todavía recuerdan como hablar el español, con ese acento tan característicamente caribeño, como fruto de las becas educativas y múltiples relaciones comerciales que se sucedieron entre ambos países durante décadas. Además de las canciones, cuadros y, por supuesto, camisetas y gorras que adornan las calles con las figuras de Fidel Castro o de Ernesto “Che” Guevara.

13183079_10208034450291673_61527096_n

El “Che” comparte espacio con Ho Chi Minh en un bar de Saigón

 Cerveza checa y a chupitos: En Vietnam se bebe, y mucho. Sobre todo los hombres, a los que ves a todos horas sentados en las mini sillas de los bares rodeados de cañas. Y no es de extrañar, la verdad, porque la cerveza está buenísima. Se la conoce como “Bia Hoi” y es una cerveza elaborada de forma artesanal sin conservantes que se sirve bien fría y además es súper barata. Una jarra de más de un litro cuesta entre 20.000 y 25.000 dong (25.000 son un euro) y una caña unos 4.000 dong. La manera de elaborarla fue introducida por los checos en una muestra más de solidaridad comunista y desde luego los vietnamitas aceptaron el regalo con gusto. Beber con los locales es toda una experiencia, beben la cerveza como chupitos y rapidísimo. Se sientan contigo, te bridan, te cambian el vaso y te tocan el fondo mientras dicen “100%”, lo que significa que va tooooda para dentro, de una, como un chupito.

DSC_0660 20160507_214851

 Las mujeres, cuánto más blancas mejor: Así como en Europa estamos obsesionados con tener un broceado de envidia, aquí evitan a toda costa que les toque un rayo de sol, sobre todo las mujeres. Esta es una característica que hemos visto en muchos lugares en Asia, pero en Vietnam es particularmente llamativo. No sólo venden los productos reglamentarios para blanquear la piel, sino que comercializan una especie de batas de manga larga y hasta los pies que las mujeres llevan para ir en moto, a parte del sombrero, los calcetines y hasta la sudadera con la capucha puesta.. ¡por si acaso! Esta tendencia viene influenciada por Corea del Sur, que suele dictar las normas de moda en el sudeste asiático: sus series , su música y sus ídolos son las más populares.

A los 30, vestir santos: Parece que las dinámicas sociales en Vietnam están cambiando bastante rápido, pero aún así muchas chicas jóvenes con las que hemos hablado sobre su país y su cultura y nos han transmitido su preocupación de llegar a los 30 sin marido. Aparentemente, la edad óptima para casarse es antes de los 25 (evitando los 24, creo recordar, que es un año de mala suerte…)y los 29 se consideran la fecha más tardía. Nga, una profesora con la que compartimos voluntariado, tenía ganas de seguir estudiando y viajar, pero ya había cumplido los 27 y sabía que tenía que volver a su pueblo a buscar un esposo. Mientras, como os decíamos,  los hombres beben cerveza tooodo el día en el bar y no parecen tener una presión como tal encima…

Motos, motos, motos y motos: Esta es una constante en todo el sudeste asiático, pero Vietnam se lleva la palma… Según las estadísticas, por cada coche se matriculan 57 motos cada año y los accidentes en carretera son la segunda causa de mortalidad en el país. Las aceras están llenas, las carreteras atascadas continuamente y hasta un domingo que fuimos de excursión a la montaña, había un atasco de motos en el medio!! Aparentemente, no se puede conducir moto hasta los 18 años, pero 5 minutos en el país son suficientes para darse cuenta de que esto no se respeta. Además, ninguno de los profesores con los que compartíamos voluntariado tenían la licencia de conducir… porque , según dicen, si la policía te para tienes que pagar igualmente, así que como diríamos nosotros, “pa qué…”

Video rápido que relata un paseo por la capital de Vietnam, Hanoi

Cruzar las calles, deporte de riesgo: De los creadores de un país lleno de motos, llega el país en el que no se respetan ni los semáforos ni los pasos de cebra! Cruzar la calle en Vietnam es casi jugarse la vida. Los vietnamitas nos aconsejan pasar sin correr y cerrando los ojos, pero la verdad que cuesta acostumbrase. En las grandes ciudades como Hanoi o Saigón es una auténtica locura…

Aquí se fuma bong: En otros países como Tailandia o Birmania el “purillo” era el cigarro favorito, en Indonesia eran los cigarrillos con sabores dulces… en Vietnam ni unos ni otros, aquí el tabaco se fumo en pipa artesanal. Cada bar tiene una especie de tubo largo de bambú, metal o goma negra que se pasa de mesa en mesa junto con un cacharro lleno de tabaco de liar. En el sur no lo vimos tanto, pero en el Norte es imposible no verte rodeado de vietnamitas instándote a que pruebes su tubo de tabaco… una práctica que están orgullosos de compartir.

DSC_040120160507_232620

 Cocinas en canoas: En el sur del país, dónde desemboca el río Mekong, los vietnamitas han desarrollado las mejores técnicas para vivir en el río. Es increíble como pueden convertir una barca o canoa en cualquier cosa… ¡hasta en cocinas! Que una señora en una barca te venda un café, es una experiencia única.

DSC_0020 DSC_1011 

Búfalos al agua: Hasta llegar a Birmania no habíamos visto búfalos, y desde entonces, sobre todo en Myanmar, Laos y en Vietnam, este pacífico animal se ha convertido en unas de las cosas más simbólicas del viaje. Los ves paseando por la carretera, cruzando la calle, pastando, arando campos o sumergidos en las charcas y ríos. No por nada a esta especie relajada, inofensiva, y con los cuernos apuntando hacia atrás se les llama “water buffalos”, y a menudo los encontramos refrescándose hasta la nariz y jugando en cualquier poza o campo inundado de agua. Además, para los vietnamitas parecen tener una importancia vital. Una vez una chica de Estados Unidos le dijo a una profesora vietnamita que lo que ellos llaman búfalos no son búfalos (porque son muy distintos a los americanos) y se enfadó muchísimo, ¡los búfalos son el símbolo de Vietnam!, le contestó. Lo cierto es que lo son, lo que probablemente sea errónea sea la traducción de la palabra al inglés. La palabra en vietnamita es trâu, pero no sabemos lo que significa. Para los tres países, el res sirve tanto para trabajar los campos, como para proveer comida.

DSC_0348 DSC_0483

Propaganda comunista: Vietnam y Laos son los dos primeros países que hemos visitado dónde todavía tienen un gobierno comunista. Por influencia de las películas y los estereotipos, nos los imaginábamos llenos de propaganda por todo, pero la verdad es que no es tan exagerado. Sí que hay bastante, sobre todo en Vietnam, en referencia al pueblo vietnamita y a Ho Chi Minh (al que llama el Tío Ho, padre de la revolución), pero creo que en cualquier lugar de Estados Unidos hay más banderas de su país que aquí propaganda institucional. Y en Vietnam es lo mismo, hay más banderas nacionales que mensajes comunistas. Tenemos la sensación de que son más nacionalistas que comunistas, aunque esto es una afirmación que tendríamos que profundizar y explicar mejor, porque de hecho tiene mucho fundamento histórico, pero de momento sólo queremos compartiros la idea.

DSC_0427

Libertad de expresión, un cero como una catedral: En algunos lugares de Vietnam nos ha sido imposible abrir el blog para leerlo o editarlo, porque la censura está a la orden del día y las únicas críticas al gobierno se hacen vía blogs. Además, durante tres o cuatros días mientras estábamos en las afueras de Hanoi el Facebook dejó de funcionar…. Le preguntamos a la directora de la escuela que porqué y nos dijo, como si tal cosa, que había habido una protesta en la capital por la contaminación del mar y el gobierno había censurado la red social para evitar una organización masiva. Según los informes de Amnistía Internacional, las cárceles están llenas de presos políticos y obviamente el país se lleva un cero en libertad de expresión. Por ello queremos explicaros algo.   Tanto Laos como Vietnam son países de libre mercado pero con una fuerte presencia del estado. Además, son países unipartidistas, es decir, tienen elecciones pero sólo pueden elegir a los representantes de su zona, que conformaran un parlamento con un único partido. El foco del bienestar no lo ponen pues en los derechos civiles y políticos, sino en los derechos que nosotros denominamos erróneamente de segunda generación: los económicos, sociales y culturales. De modo que a pesar de que en el ranking de países por PIB per cápita del Banco Mundial Vietnam ocupa el lugar 124 de 180, en el ranking de países por tasa de alfabetización, Vietnam ocupa el lugar 90 (93, 4% de la población está escolarizada).

País a todo color: Volvemos a otro de los mitos del comunismo. A diferencia de la idea que se tiene de los países comunistas como países grises, mal humorados, de edificios grandes y pesados, Vietnam vive a todo color. Sus casas son de colores, las calles están adornadas por banderitas y farolillos chinos, los campos son verdes brillantes en contraste con las flores de loto moradas… Se encuentran algunos monumentos de claro carácter soviético, pero no son la mayoría y parecen más un guiño a sus compañeros rusos, en los que se inspiraron para la revolución, que un símbolo de su carácter. Una prueba más para aquellos que todavía confunden un régimen comunista con Rusia o el carácter ruso.

DSC_0413 DSC_0439

Comerciantes como ellos solos: Y es que en Vietnam, el carácter comunista de sus gentes cuesta verlo (y decimos esto a sabiendas de que es una simplificación). Todos los países vecinos lo saben y hasta cuentan historietas populares con lo comerciantes que son los vietnamitas, que por otra parte descienden de dinastías chinas con las que comparten esta afición. Así que Vietnam está lleno, llenísimo, a rebosar de todo tipo de tiendas, de gente vendiendo en las calles, de colores multicolores, anuncios publicitarios… La necesidad de los vietnamitas de comerciar, parece imparable!

DSC_0209DSC_0448

Carácter vietnamita: Antes de venir nos encontramos con gente que nos dijo que los vietnamitas eran muy maleducados y que no aguantaban más en Vietnam. También nos encontramos a enamorados del país que querían cambiar su vida y venirse aquí a trabajar. Y es que el carácter vietnamita tiene un poco de las dos cosas. Por un lado son un poco duros, tienen unas de esas miradas sospechosas, son muy curiosos y te miran dentro de la cartera, te ojean todo y te cotillean cuánto pueden… en el autobús te tratan a golpes (y algunos duelen, ojo!), muchas veces intentan timarte y cuando beben pueden ponerse un poco pesados y agresivos. Pero por otro lado son hospitalarios, les gusta beber contigo (sobre todo les gusta beber) y en general están dispuestos a ayudarte y a devolverte una sonrisa. Como en todos lados, si tu actitud es positiva la gente suele responder con positividad, aunque a veces en Vietnam cuesta un poco… No obstante, empezamos con buen pie. El día que entramos al país, por ejemplo, no teníamos dinero vietnamita (dongs) porque habíamos olvidado cambiar, y cuando paramos a comer entre todos los pasajeros nos invitaron a comer. En el sur tuvimos muy buenas experiencias y ya nos avisaron de que el carácter del Norte era un poco más duro… Pocos vietnamitas tienen gestos desinteresados o agradables contigo y si no sales de la ruta turística solo te tratan bien por tu dinero, pero bueno, con un poco de paciencia terminas con más solicitudes de Facebook que en cualquier otro país!

 20160508_010033

Regatear, regatear, regatear: Cuándo estábamos en Laos, un amigo laosiano nos comentó que los turistas que venían de Vietnam eran muy agresivos con el regateo y que los laosianos andaban un poco perdidos porque allí a penas se lleva a cabo esta práctica. Ahora lo entendemos perfectamente. Aquí o regateas o estás perdido. Te intentan cobrar más del doble por todo… y tienes que hacer un esfuerzo extremo por intentar saber cuales son los precios reales. Lo peor de todo es que cuando te dicen el precio lo hacen con una sonrisilla, como haciéndote saber que te están timando, y muchas veces se ponen agresivos si les dices que sabes que no vale eso y no lo vas a pagar. Entendemos el regateo por las cosas de segunda necesidad como la ropa, pero ¿hasta por el agua…? La verdad es que es bastante agotador…

Buen café, ¡por fin!: Pero para ello, para darte fuerzas, tienen el mejor café del sudeste asiático. El café vietnamita está buenísimo. Te lo sirven con leche o negro, con hielos o sin, con o sin azúcar… siempre como tú lo pides y con un sabor increíble. Lo hacen con una especie de filtros muy monos que le dan un sabor achocolatado pero fuerte y un cuerpo espeso. Lo mejor es que para pedirlo no hay margen de dudas, la palabra vietnamita es “Ca Phe”, como se lee. En el sur lo sirven siempre con un té fresquito.

20160511_093004

Y la estrella, huevos en el café: Esta mezcla puede parecer un tanto extraña, pero… la verdad es que está buenísimo! Se trata de una especialidad del norte del país conocida como “Ca Phe Thrung” y se puede tomar caliente o con hielo. Es café negro con una crema de huevo batida y azúcar que le da una consistencia espumosa y un ligero sabor a huevo… Extraño, sí, pero toda una delicia!

 Laberinto de profesiones: En el barrio antiguo de Hanoi hay 36 calles y cada una de ellas está dedicada a un producto y/o oficio, al estilo de las calles distribuidas por gremios del barrio del Carmen en Valencia. Así encuentras calles dónde solo se vende bambú, otras dónde sólo se vende ropa y las más curiosas, aquellas dónde se venden lápidas, coronas de honor para los muertos o pelucas.

20160508_211357

A berridos por el mundo: Los vietnamitas gritan mucho, mucho muchísimo. Así como en otros países vecinos gritar es signo de mala educación, aquí no lo parece. Todos se dan voces de un lado al otro, te gritan cualquier cosa, (como: “eeh, eeh, room?”) y hablan por el móvil como si quisieran que les oyesen sin él. Sabemos que los españoles, en especial los valencianos, no somos precisamente los más silenciosos pero lo de los vietnamitas es increíble. Lo más divertido es que de repente, cuando menos te lo esperas, te llaman la atención en el autobús porque te dicen que estás gritando demasiado! Desde luego, no hay quien los entienda.

¿Andar, yo?: Los vietnamitas ganaron una guerra de guerrillas por la montaña pero desde que llegó la moto, no pueden andar ni diez minutos. Esto suena a broma, y creemos que si se lo dijéramos a la cara podríamos herir seriamente su orgullo nacional, pero en varias ocasiones hemos comprobado como los jóvenes de hoy no pueden andar ni dos pasos seguidos. Dos kilómetros por ciudad les parece una distancia insalvable sin moto o autobús, así que imaginaros si es cuesta arriba! Un domingo de excursión con profesores vietnamitas (todos universitarios y jóvenes) tuvimos que parar a los 10 minutos de ruta porque nadie podía más… En fin, suena a chiste, pero menos mal que hace 50 años no había motos al alcance de todos.

Bus nocturno de cinco estrellas: El transporte en Vietnam funciona de maravilla. No encontrarás ningún tipo de problema para moverte por el país (más allá del regateo por el precio y lo cara duras que son algunos trabajadores del transporte) e incluso si alguna vez coges un autobús de noche… ¡te encontrarás con un espacio casi de lujo! Comparado con los ALSA normalitos, que no cambian sea el trayecto de las horas que sea, en Vietnam te acogen una especie de literas en tres filas para que te estires a dormir. Y hasta te dan una mantita! (para la que no tienes que ser nada escrupuloso, eso sí). Lo único malo es llegar al destino a las 4 de la mañana… con todo cerrado.

DSC_0957 DSC_0955

Este de las fotos es uno de los mejores en los que hemos ido… El resto, bueno, eran un poco más viejos y el respaldo del asiento no funcionaba, pero en general, se puede dormir como un bebé! 

Panzas al aire: Si un hombre tiene una barriga bien redonda, de esas cultivadas a base de cerveza y buen comer, no te preocupes porque te vas a dar cuenta. Tanto en Laos como en Vietnam hemos visto como un montón de señores más o menos mayores se levantan la camiseta y la dejan reposar encima de su barriga para mostrar su magnificencia. En Laos, los amigos se reían y decían: “mira que orgulloso está de su barriga, todos los días la saca a pasear”. En fin, para gustos no hay nada escrito…

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s